Este blog se ha movido a Naukas.

Mitos lingüísticos: mi idioma es el más difícil